marzo 12, 2006

EN LINEA DIRECTA.INFO Razones y Palabras... "Medardo Treviño ¿es cantinero o es borracho?"








http://www.enlineadirecta.info/nota.php?art_ID=44730

Columnas de Tamaulipas
3/marzo/2006

María Jaramillo Alanís:

Héctor Macías escribió el pasado 25 de Febrero del 2006 www.omnia.com.mx/noticias/22815/chihuahua/ “Ayer por la noche, en las instalaciones del Teatro de los Héroes, se llevó a cabo la entrega de reconocimiento a Víctor Hugo Rascón Banda, reconocido Dramaturgo chihuahuense, galardonado por sus obras a nivel nacional e internacional…El evento dio comienzo con la presentación de su obra, Apaches, bajo la dirección de, Medardo Treviño, siendo éste el arranque de su estreno mundial, y representada por la compañía Tamaulipeca, Tequio”.Héctor quizá no sepa que éste “dramaturgo” es Director de Cultura del Instituto Tamaulipeco para la Cultura y las Artes y entonces viene la pregunta ¿es cantinero o es borracho? No se debe andar con viáticos del ITCA montando obras para curricula personal, es decir y que se lea, -recio y quedito-, al señor Treviño la Contraloría estatal debe investigarlo de nueva cuenta por el uso de recursos públicos para lucimiento de él, no de la cultura y en beneficio de los creadores de Tamaulipas.No es cosa nueva la actividad “creadora “ de Treviño González, desde que le conozco ha usado la estructura gubernamental y el dinero público para beneficio propio, lo que resulta inmoral y alejado de toda ética, digo si es que la función publica la tiene, -debería tenerla o por lo menos pensarse en que sí es posible que exista-.Pero en el caso de Treviño González no sabe el significado de la palabra ética… Veamos su significado: La palabra ética viene del griego ethos, que significa costumbre y la palabra moral viene del latín mos, moris que también significa costumbre. Por lo tanto ética y moral etimológicamente significan lo mismo. Las dos palabras se refieren a las costumbres. Por lo que la definición nominal de ética sería la ciencia de las costumbres.Sin embargo a la ética le interesa estudiar la bondad o maldad de los actos humanos, sin interesarse en otros aspectos o enfoques. Y por lo tanto se determina que su objeto material son los actos humanos y su objeto formal la bondad y maldad de dichos actos.Y en el caso particular de Treviño González supongo yo, percibe en sus actos, todos llenos de bondad. La pregunta es ¿Para quienes son bondadosos, dichos actos? ¿Para los artistas que esperan que el funcionario destine los recursos para promover sus trabajos teatrales y escriturales?, No. Entonces ateniéndose a la definición de ética sus actos como funcionario y persona están cargados de matices maldosos, grotescos y corruptos.Su actividad como funcionario y director de teatro debe necesariamente que separarlas, por dos razones elementales; Una, es que desde hace 18 años cuando inició en el sexenio de Américo Villarreal Guerra como burócrata, después de ser premiado por una crónica periodística, se la creyó para siempre, y tan se creyó su historia de escritor que se dijo periodista, escritor, actor y dramaturgo, y resultó un fiasco: Y dos; Como director de escena y escritor de teatro, solo nos ha dado obras cargadas de lugares comunes, desatinos, miseria humana, mierda y excusados.Los tamaulipecos además de tener leyendas de narcotraficantes y gatilleros a sueldo, tenemos y somos gente trabajadora y pensante que crea cotidianamente historias para vivir, la historia del arte y la cultura no empieza ni termina con Treviño González.En la historia del Arte de Tamaulipas deben estar Olivia Malibrán, Salvador Castillo, Ricardo Delgado Herbert, Miguel Ancona, Arturo Medellín, Artemio Guerra, Juan Jesús Aguilar, Alejandro Rosales Lugo, Cardona, Cano Manilla, Juan José Amador, Noemí Sosa, Dora Hernández, Graciela Blackaller, y cientos más que escapan a mi memoria.Mención especial debe tener Altaír Tejeda de Tamez, escritora, dramaturga, mujer que aun nos alegra con sus textos y nos hace reflexionar con historias de nuestra tierra, con poesías llenas de candor y pasión… todo cabe en la escritura de Altaír, la Maestra, como se le dice cariñosamente.Es decir, tenemos gente que de verdad es Artista, no vendedores de espejitos para saltar de un sexenio a otro como ha sido costumbre de Treviño González. Es hora de que alguien, -no sé quien- le ponga un alto a éste triste y gris burócrata-artista.

1 comentario:

enrique dijo...

miren el verdadero problema de tamaulipas entorno ala cultura es la gente de este tipo
que en lugar de hacer algo por si mismo se pasan el tiempo viendo que hacen los demas
para chingarlos.
movidos por la envidia y la MEDIOCRIDAD gente como carlos valdez entre otros dan una pesima imagen de la cultura tamaulipeca.
ya dejen sus fesitivaluchos de secundaria y ponganse a hacer arte de verdad. y ya entonses si critican a quien sea pero no son nadaaa no tienen ni un solo reconocimiento que no sea de escuelas y festivales locales jajaja